La Comunidad de Madrid ha anunciado una nueva medida para proteger al pequeño comercio basada en que los establecimientos que superen los 700 metros cuadrados de superficie tengan que solicitar la doble licencia, una que otorga el Gobierno autonómico y otra por parte del ayuntamiento de la localidad donde se ubique.