La Asociación Profesional de Salas de Despiece y Empresas Cárnicas (Aprosa) ha cifrado en un 70% el descenso de la producción de carne de vacuno en España, mientras que las exportaciones están prácticamente paralizadas, tras la aparición del primer caso de “vacas locas” en nuestro país. Y es que en el día de ayer seis países más, entre ellos Rusia y Brasil, principales mercados para el vacuno español, se sumaron a la decisión tomada por Polonia anteayer de cerrar sus fronteras a la carne de vaca española. Los otros cuatro mercados son Jordania, Estonia, Letonia y Lituania. Además de España han sido objeto de un embargo similar todos los países de la Unión Europea con casos reconocidos de Encefalopatía Espongiforme Bovina (EBB) en su cabaña. Por otro lado, el Comité Científico Director de la UE tomará hoy una decisión sobre la prohibición de las harinas cárnicas en la alimentación de todo tipo de ganado, y sobre las restricciones aplicadas por España, Italia y Austria a las importaciones de vacuno francés e irlandés. Una vez presentado el dictamen de los científicos, el Ejecutivo comunitario adoptará una propuesta formal para ambas cuestiones.