Opinión

"Hacer de la crisis una oportunidad"

La opinión de Octavio Barceló, Partner de Expense Reduction Analysts
Octavio Barceló, partner en Expense Reduction Analysts
Octavio Barceló es Partner de Expense Reduction Analysts.

La situación para las empresas españolas es en estos momentos muy complicada. Pese a que en abril la inflación general bajó hasta el 8,4%, la subyacente (excluidos productos energéticos y alimenticios sin elaborar) subió hasta el 4,4%. Es un dato que deja un sabor agridulce de cara a la mitad de mayo y al inicio de la temporada alta del turismo en muchas comunidades autónomas.

Además, no hay que olvidar otros factores que van a afectar a la forma y el coste con el que las empresas trabajan. Uno de los más importantes es la devolución de los créditos ICO, planificada para final de este segundo trimestre, a lo que se une la entrada de lleno de la reforma laboral que ha cosechado buenos datos, aprovechando la cercanía de la temporada veraniega y el aumento de contratos que se producen en esta época, que suponen un crecimiento de entorno a un 30%.

Por otro lado, nos encontramos con el hecho de que Bruselas ha dado el visto bueno a considerar a España y Portugal como “isla energética”, algo que ayudará considerablemente a bajar los precios de la electricidad y, por consiguiente, la inflación. La energía ha sido la responsable de gran parte del aumento de los costes de los productos finales y de que por consiguiente muchas empresas hayan tenido que realizar cierres temporales (ERTE) o definitivos al no poder mantener el negocio a flote.

“Este es un momento de alta incertidumbre económica, más pronunciada para las pequeñas y medianas empresas, pero como en todo tiempo de crisis, también es tiempo de oportunidades”

En este sentido, con la llegada del verano y los días más largos, se puede aprovechar de una mejor manera las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo para producir más energía y depender menos de los proveedores. De esta forma, la electricidad es más barata y reduce aún más estos costes, que en sectores como el metalúrgico, siderúrgico o la industria alimentaria suponen más de un 15% (cada uno) de la energía industrial total consumida en España.

Ante este contexto, las soluciones más elementales que las empresas pueden ejecutar para capear la inflación son: el aumento de precios de los productos (un 40% de las empresas españolas lo han hecho en lo que llevamos de 2022) o la reducción de los márgenes de beneficio de los empresarios, se unen otras menos ortodoxas que también pueden dar resultados como; aumento del volumen de ventas (ofertas temporales), reposicionamiento del producto, ajustes temporales de plantilla, políticas de revisión de costes indirectos y búsqueda de nuevos proveedores que ayuden a compensar la caída de los márgenes brutos.

Por ejemplo, con el reposicionamiento del producto podemos usar diferentes estrategias; si el precio está por debajo del valor del mercado, subirlo, lo más viable e inteligente es añadirle valor al propio producto para que la subida tenga más sentido de cara al consumidor. También se puede reducir el precio, y con ello los márgenes para tratar de ganar de forma coyuntural más cuota de mercado.

El uso de tecnologías para el análisis del comportamiento e inteligencia artificial para comprender los hábitos de consumo de los compradores es también una herramienta importante para mejorar los resultados del negocio. La inversión en tecnología es clave para automatizar y simplificar los procesos dentro de las compañías.

No hay que olvidar tampoco el rol del Gobierno en estos casos. El empuje empresarial tiene que ir de la mano con una coherente política económica, dando señales de eficiencia presupuestaria y reduciendo el déficit público (5,3% del PIB en 2022). También cabría plantearse, como se ha hecho ya varias veces en estos dos últimos años, una rebaja selectiva de ciertos impuestos de manera temporal, especialmente para aquellos sectores que más sufren la inflación, sobre todo de la energía.

En conclusión, este es un momento de alta incertidumbre económica, más pronunciada para las pequeñas y medianas empresas, pero como en todo tiempo de crisis, también es tiempo de oportunidades.

Hay que aprovechar, por una parte, el hecho de que la demanda siga siendo estable e incluso subiendo en algunos sectores y, por otro lado, analizar nuestra estrategia empresarial, así como los productos y precios que ofertamos en el mercado para ver cómo optimizamos su rentabilidad.

Más noticias

Image (1)
Distribución con Base Alimentaria
La compañía y los sindicatos Fetico, CCOO y UGT FeSMC rubrican el nuevo acuerdo
Vaguada entrada
Distribución con Base Alimentaria
En colaboración con la malagueña Reware, con la que trabaja para la venta de tecnología de segunda mano
Fachada Chocolates Valor
Alimentación
La producción alcanza más de 21.000 toneladas de producto
Caprabo   Sabadell 2
Distribución con Base Alimentaria
La tienda cuenta con una superficie comercial de 220 metros cuadrados
ALDI Huelva
Distribución con Base Alimentaria
La compañía supera los 390 supermercados en España
EROSKI City Franquicia Monachil (Granada)
Distribución con Base Alimentaria
La cooperativa mantiene su convenio de colaboración con Ceaje para impulsar el emprendimiento
Dsdsdsdsdsdsdsddsds
Alimentación
El EBITDA alcanzó los 2,6 millones de euros, en la misma línea que el curso previo
Acto Presentación Termosolar Valencia HEINEKEN España 01
Bebidas
Se encargará de la compra de la energía térmica producida durante los próximos 15 años
Embutidos Martínez
Alimentación
La reducción de las ventas ha supuesto una caída de más del 40% en el resultado neto

Revista ARAL

NÚMERO 1682 // 2022
Ahora, acceso gratuito a la revista

Buscar en Revista ARAL

Empresas destacadas