En stand by… en punto muerto… a la espera de romper una cifra que se antoja "eterna": 65%. Ese es el porcentaje de penetración que no consiguen superar las mermeladas y confituras en el mercado español. Entre nuestros hábitos no está, por el momento, hacer del desayuno la comida más importante del día a la que incorporar, entre otros alimentos, el pan y la mermelada. Las buenas intenciones se quiebran rápidamente dando paso a bollería y galletas… Por ello, los buenos datos que en los últimos años registraba este mercado se sustentaban sobre un aumento de la población. Y en cuanto esa tendencia ha dado la vuelta, el mercado ha hecho lo mismo.

El mercado español de mermeladas y confituras, tras el buen comportamiento que registró en el TAM diciembre de 2013 (con un incremento de su valor en un 3,8% y del volumen en un 2,3%), volvió en el pasado ejercicio (según datos IRI para el TAM octubre 2014) a terreno negativo, al conseguir un valor de ventas de 113,5 millones de euros (un -2,3% con respecto a los 116,2 millones del mismo periodo del año anterior) para un volumen total de 31.113 toneladas (-2% frente a las 31.733,6 del TAM octubre 2013). Si añadimos a estas cifras las obtenidas por la categoría de membrillo, jalea real y dulce, el descenso del conjunto "se maquillaría" en valor al bajar un -1,5% y también en volumen al caer un -1,9%.

Datos de la consultora KantarWorld Panel para el TAM2 de 2014 ahondan sin embargo en la caída del mercado de mermeladas y confituras al cifrar en un -5,1% el descenso en volumen (29.216 toneladas) y en un -5,9% el del valor (102,5 millones de euros). Pese a ello, la consultora Nielsen estima un último periodo de 2014 en signo positivo, con ligeros repuntes en volumen (0,7%) sustentados en una reducción del precio de venta medio, que sin embargo traen como consecuencia una caída en valor del -0,5%. No obstante, las marcas de fabricante ven con satisfacción como los consumidores vuelven a abrir sus oídos y a escuchar las novedades que les proponen.

Puede consultar el artículo completo en el nº 1621 de la Revista ARAL.