Aral Digital.- Nestlé Italia ha puesto a la venta la fábrica de pastas Buitoni de la Toscana de San Sepolcro, en la que trabajan 500 empleados y en la que hace 181 años comenzó su andadura la famosa marca de pasta seca, al huevo y productos de dulce, según recoge el diario italiano Il Sole 24 Ore. La decisión de abandonar el mercado de “poco valor añadido”, según señala el consejero delegado de Nestlé Italia, Manuel Andrés, al diario ha sido la razón de esta medida.

“La pasta es un mercado que en Italia mueve 1.100 millones de euros. Son necesarios grandes gastos en publicidad, unos 50 millones de euros al año, por lo que preferimos concentrarnos en otros segmentos”, continua Andrés, segmentos de congelados y productos refrigerados como salsas, pasta rellena, tortas y bases de preparados, entre otros.

Nestlé adquirió la fábrica de Buitoni de San Sepolcro en 1988. Su capacidad productiva potencial de pasta es de 900.000 toneladas al año, aunque actualmente produce 55.000 toneladas. Nestlé Italia, en la que trabajan 7.000 personas, factura unos 3.000 millones de euros al año, de los que 400 millones son de los productos Buitoni.

A nivel mundial, Buitoni factura 800 millones de euros anuales. Además de la fábrica de San Sepolcro, que factura por valor de 100 millones, también tiene otras dos en Benevento y Moretta. Nestlé Italia tiene una cuota del 1% del mercado de la pasta seca en este país.