Pascual consigue por cuarto año consecutivo la certificación Aenor en Bienestar Animal Welfair, homologada por IRTA (Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias) y NEIKER (Instituto Vasco de investigaciones agrarias), y basada en los referenciales europeos Welfare Quality y AWIN. Esta es la única certificación operando actualmente en España que puede garantizar los requisitos establecidos en Welfare Quality, el estándar europeo para las evaluaciones en granja de vacuno lechero.

Además, este año también obtiene el sello en las natas y mantequillas que fabrica en sus instalaciones. Así, todos los lácteos que produce la compañía están certificados en Bienestar Animal.

Pascual ha sido el primer gran fabricante en Bienestar Animal en todas sus granjas

En palabras de Félix Díez Fariza, responsable de Bienestar Animal de Pascual, “como compañía, tenemos la responsabilidad no solo de ofrecerle al consumidor aquello que demanda, sino de ir un paso más allá. La renovación de la certificación en Bienestar Animal es resultado del esfuerzo puesto en garantizar las mejores condiciones de vida de las vacas y de los ganaderos, con quienes trabajamos codo con codo para compartir experiencias y conocimientos, ofreciéndoles asesoramiento y los recursos necesarios para que puedan desempeñar su trabajo en las mejores condiciones posibles”. Tal y como explica el responsable de Bienestar Animal de la compañía, “hemos conseguido que se ponga más en valor el trabajo de los ganaderos, se les ha dado más visibilidad en el proceso de producción, y eso les ha hecho sentirse orgullosos”.

Pascual lleva más de 20 años trabajando el Bienestar Animal y, desde la primera certificación en 2018, ha profesionalizado el proceso, elaborando un módulo de trabajo independiente y una guía para asesorar las granjas enfocado únicamente en el manejo e instalaciones para mejorar el bienestar animal. Además, han comenzado a aplicar tecnología Big Data para las auditorías en ganaderías. La compañía ha digitalizado el proceso en las granjas “dejando atrás el formato papel”. Esto permite consultar en tiempo real todas las auditorías de Bienestar Animal realizadas en las ganaderías, y comprobar las mejoras implantadas, así como cada uno de los puntos evaluados.

Javier Mejía: "Desde Aenor, el balence que hacemos de los cuatro años de certificación no puede ser más positivo"

Por su parte, el director de Marketing Estratégico y de Producto de Aenor, Javier Mejía, afirma que “desde Aenor, el balance que hacemos de los cuatro años de certificación no puede ser más positivo. El propósito de Aenoe para ofrecer soluciones a la sociedad basadas en los valores imperantes en cada momento está alineado plenamente con el compromiso de Pascual. Este se basa en hacer que las certificaciones y la mejora continua, sigan siendo un pilar que proporcione a los consumidores un producto más respetuoso con el bienestar animal. En estos cuatro años, hemos podido ver como Pascual ha desarrollado la mejora continua en sus granjas, así como mantiene el cuidado de los animales, como ya venían haciendo desde tiempo antes de la certificación. Hemos comprobado cómo han ido implantándose las mejores prácticas ganaderas, los sistemas de trazabilidad y la comunicación con los ganaderos. El sello de Aenor contribuye a trasmitir este esfuerzo con convicción, a todos los consumidores que eligen una compra responsable.”

Además, en línea su negocio responsable desde el primer trimestre de 2020, Pascual está utilizando el Tetra Brik para leche UHT más sostenible del mercado con un 89% de materiales procedentes de fuentes renovables. Asimismo, el tapón está elaborado a base de caña de azúcar, sustituyendo el anterior de origen fósil. La compañía refuerza su apuesta por el cuidado medioambiental, al tiempo que mantiene la garantía de Bienestar Animal en todas sus granjas.

Pascual refuerza su apuesta por el cuidado medioambiental, con envases más sostenibles

La lucha contra el abandono en el campo

La compañía sigue desarrollando con sus ganaderos su programa de Eficiencia Productiva que nació en 2009 y es pionero en España. Esta iniciativa tiene por objetivo principal mejorar la eficiencia en el uso de los medios de producción en las granjas, como condición necesaria para mejorar su rentabilidad, generar un menor impacto ambiental y reducir el desperdicio alimentario. Así, consigue que la tasa de abandono sea inferior a la media española, colaborando con el ganadero para lograr una granja sostenible y rentable. La tasa de abandono media en España entre 2011 y 2020 fue del 6,0%, mientras que en Pascual fue del 2,8%, lo que equivale a menos de la mitad de los abandonos.

Hoy tiene 149 ganaderos dentro del programa de Eficiencia Productiva, y en 2020 produjeron 223 millones de litros de leche. Además, cuentan con más de 549 trabajadores directos y más de 13 mil hectáreas de superficie agrícola.

Una ganadería media en España produce 609 toneladas al año, mientras que una granja en el programa de Eficiencia Productiva de Pascual, 1.496, un 246% más. Si se contabiliza por vaca, un animal de dicho programa produce casi un 30% más: 11.567 kilogramos de leche al año frente a los 8.906 kilogramos de una vaca media de España.

Como concluye Félix Díez Fariza “unas vacas bien cuidadas van a producir más y mejor leche, con menos problemas de salud, con mayor eficiencia productiva y con un menor impacto medioambiental. Desde que nos convertimos en el primer gran fabricante con todas sus granjas certificadas bajo el más alto estándar europeo más exigente, el bienestar animal ha dejado de ser una tendencia para convertirse en una exigencia de primer nivel, cerrando el círculo de la cualificación industrial del sector”.