Vicky Foods cerró el 2020 con un aumento de más del 40% en su volumen de producción de pan. Este incremento responde a la importante capacidad productiva con la que ya contaba la compañía y a la actividad de dos de las tres líneas que adquirió el curso pasado, y que forman parte de su estrategia de crecimiento en esta categoría de alimentación.

Esta cifra ha sido posible gracias a la actividad de dos de las tres líneas que la compañía adquirió el año pasado por cerca de 40 millones de euros

Una de las líneas complementarias está destinada a la elaboración de pan de molde, al igual que las otras dos que ya tenía la compañía en sus plantas de Villalonga y Gandía para la elaboración de esta variedad.

Por su parte, la segunda está enfocada en pan de burger y hot dog sumándose a las dos que ya estaban operativas en la fábrica de Gandía para la producción de esta gama de producto. Por último, Vicky Foods tiene previsto acelerar  la instalación de la tercera línea para dar respuesta a la demanda creciente de sus clientes dentro y fuera de España. 

La división del pan es una palanca clave de desarrollo y crecimiento de Vicky Foods. Gracias a la apertura de nuevos mercados y clientes, en los últimos cuatro años el grupo de alimentación ha crecido en la categoría un 200% alcanzando un volumen en ventas de más de 96,7 millones de euros en 2020. La compañía espera mantener el ritmo de crecimiento este 2021 con un objetivo superior a las 85 mil toneladas.