Los maestros cerveceros de Cruzcampo han creado una nueva cerveza inspirada en la artesanía y aires del sur: Cruzcampo Andalusian IPA. En esta nueva cerveza los aromas de frutos cítricos característicos de Andalucía se combinan con lúpulos americanos, dando lugar a una nueva receta que se incorpora a la gama de inspiración artesana de la marca.

La Andalusian IPA surgió como un pequeño lote en la microcervecería de Cruzcampo en Málaga. Hoy en día, se elabora en la fábrica de Sevilla, para que se pueda disfrutar en puntos de venta y establecimientos de toda España. Se trata de una IPA fácil de beber y refrescante gracias a su bajo nivel de alcohol, un 5,5%, y moderado amargor, destacando los toques a frutos cítricos y frutas tropicales como el mango.

Presenta un bajo nivel de alcohol, un 5,5%, y moderado amargor, destacando los toques a frutos cítricos y frutas tropicales como el mango

“La libertad creadora de la que disponemos en la microcervecería, nos permite explorar entre decenas de variedades e ingredientes. En cuanto probamos la receta de Cruzcampo Andalusian IPA, sabíamos que estaba para hacerle un traje: 33 centilitros de locura cervecera”, comenta Juan Navarro, maestro cervecero de Cruzcampo.

Además, esta nueva IPA de la marca de Heineken marida a la perfección con algunos platos como el tartar de salmón y aguacate, ya que su punto cítrico casa con el ahumado y la untuosidad del aguacate y el salmón, mientras que el aroma afrutado aligera y da frescura al plato. También con opciones como los tacos, fajitas o burritos de pollo, ya que su nivel de amargor moderado ayuda a resaltar el punto justo de picante y los sabores frutales y cítricos aportan frescor a cualquier plato especiado.

Por último, cabe mencionar que la nueva cerveza presenta un color pálido con matices anaranjados. En nariz sobresalen los aromas afrutados, herbáceos junto con sutiles notas cítricas que proceden de los tres lúpulos americanos protagonistas de la receta. La clave para lograr estos aromas tan definidos se basa en el momento de introducir los lúpulos, en este caso se realiza en la fase de maduración de la cerveza. En boca predominan sabores tropicales procedentes del lúpulo, que se balancean con el sabor a cereal y el amargor típico de las cervezas estilo IPA.