La limitación de movimientos y la necesidad de evitar largas colas ha provocado que muchos consumidores se decanten, e incluso descubran, el comercio de proximidad de su entorno para comprar durante el confinamiento y la desescalada.

A la experiencia, asesoramiento cercano y atención personalizada del pequeño comercio, se le suma ahora, en esta crisis sanitaria de la Covid-19, la seguridad. Tal y como se desprende de una encuesta publicada por la aplicación de análisis de productos de alimentación El CoCoun 63% de los consumidores considera que el pequeño comercio es el formato que ofrece una mayor seguridad.

Los comercios de proximidad o mercados de barrio son el formato que más ha conseguido ganarse la confianza de los consumidores en cuanto a la seguridad y medidas de higiene de sus establecimientos y se han colocado en el radar de muchos consumidores españoles para los que el pequeño comercio pasaba prácticamente inadvertido antes del estado de alarma.

Así lo refleja también el Barómetro especial de mayo publicado por el Consejo de Investigaciones Científicas (CIS). La encuesta, que ha incluido cuestiones para radiografiar el consumo de los españoles durante el confinamiento, confirma que sólo este formato de pequeñas tiendas de proximidad ganó clientes. El 18,8% de los españoles compró en ellas frente a un 12,3% que ya lo hacía antes del estado de alarma.

Desde CEC se quiere poner en valor los grandes esfuerzos que desde el sector se están haciendo para limpiar, higienizar y desinfectar los locales e insta a los comercios a seguir cumpliendo con los protocolos sanitarios y de seguridad establecidos por el Ministerio de Sanidad y el de Comercio, recogidos en la Guía de Buenas Prácticas para los Establecimientos del Sector Comercial , en cuya elaboración la confederación ha participado activamente.

Además, consideran que es el momento del comercio de proximidad de fidelizar a estos nuevos clientes y  ganarse su confianza para que valoren positivamente el servicio y asesoramiento que prestan, así como el valor añadido que aportan a los entornos en los que se sitúan.