El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, que ha participado en el acto de presentación del Observatorio Financiero del Consejo General de Economistas, en declaraciones a los medios ha subrayado "la necesidad de dotar de mayor trasparencia y equilibrio a la cadena agroalimentaria, como una de las principales medidas para paliar la situación de muchos agricultores y ganaderos, que, en las recientes manifestaciones, han puesto de relieve los bajos precios y escasos márgenes que les afectan".

Planas ha señalado que entiende que, en una economía de mercado, resulta necesario identificar con qué márgenes funciona cada uno de los eslabones de la cadena de valor. También ha pedido "una reflexión colectiva a productores, industria y distribución, que deben colaborar para lograr unas relaciones más justas, incluso los ciudadanos que, con sus decisiones de compra, también son un eslabón fundamental en la cadena". Según ha recalcado, "el Gobierno seguirá trabajando para que agricultores y ganaderos puedan ver cumplidas sus legítimas reivindicaciones, cuya solución no es sencilla e implica la participación de muchos actores y un importante esfuerzo negociador”. 

En este contexto, este martes tendrá lugar la reunión del Observatorio de precios de la cadena, que se va a centrar en el análisis de dos sectores especialmente afectados, como son aceite de oliva y frutas y hortalizas. Igualmente, este lunes el ministro se ha reunido con la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas, Fiab; y durante esta semana lo seguirá haciendo con las comunidades autónomas, Unión de Uniones, los productores de frutas y hortalizas y compañías de la distribución, para ir completando la agenda de encuentros.

El ministro ha destacado la preocupación del Gobierno por la agricultura familiar y profesional, que constituye “la inmensa clase media de la agricultura española”. Ha puntualizado que “hay agricultores que lo están pasando peor, a los que tenemos que ayudar”. También ha apuntado las buenas perspectivas que tiene el sector agroalimentario español, y ha pedido "un esfuerzo conjunto para afrontar los retos de futuro, como mejorar la capacidad competitiva y la introducción de la innovación y el desarrollo tecnológico".

Por otra parte, Planas ha puesto de relieve el papel esencial de la Política Agrícola Común (PAC) para que los productores puedan mantener una actividad rentable, a través de ayudas e inversiones que contribuyan a mejorar su competitividad. La PAC supone el 61% de todos los fondos comunitarios que percibe España y la pretensión de España es mantener los fondos del periodo anterior, "con el objetivo de que puedan adaptarse con garantías a una agricultura más innovadora, orientada al mercado y sostenible, sobre todo teniendo en cuenta su mayor ambición ambiental. Para España, el mantenimiento del presupuesto de la PAC es una cuestión de Estado", según se destaca desde el Ministerio.