La Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas) ha mostrado su oposición a la ampliación de horarios comerciales aprobada por el Consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma de Madrid. Según establece la Ley, los comercios podrán desarrollar su actividad en un mínimo de 90 horas semanales y ampliar, de forma paulatina,la apertura de domingos y festivos de 8 a 12 días hasta el 2004. Sin embargo, y a diferencia de la mayoría de Comunidades Autónomas, Madrid ha optado por adelantar al 2001 esta aplicación y aumentar en cuatro domingos el calendario mínimo para abrir en días no laborables. Con la aplicación de la nueva regulación, contraria a la que fue pactada el pasado mes de junio, Asedas considera que “se perjudica los intereses del comercio urbano y de proximidad de esta Comunidad, así como a su economía en general”. Asedas rechaza esta medida por intervencionista y estima que el consejero de Economía y Empleo de la Comunidad de Madrid, Luis Blázquez, “ha incumplido el pacto suscrito con los dirigentes empresariales y los representantes sindicales, que abogaba por el consenso social. Con esta decisión se lesionan gravemente los intereses de empresarios y trabajadores de la Comunidad de Madrid”.