El grupo Campofrío ha alcanzado una facturación neta consolidada de 142.000 millones de pesetas en los nueve primeros meses del ejercicio, lo que supone un incremento del 45% respecto al mismo periodo de 1999. El resultado consolidado después de impuestos ha sido de 2.772 millones de pesetas, cifra similar a la de igual periodo del año anterior. Estos resultado recogen el efecto de las nuevas adquisiciones realizadas en los últimos meses (abril-junio), concretamente la compra de Omsa Alimentación y la fusión por absorción de Navidul. El resultado neto consolidado de explotación ha sido de 3.853 millones de pesetas, lo que representa un crecimiento del 127,9% frente al periodo enero-septiembre de 1999, mientras que el EBITDA acumulado en estos nueve meses asciende a 8.564 millones de pesetas, un 56,9% más. Según la compañía, esta positiva evolución se debe principalmente al buen comportamiento de las filiales del grupo en los mercados exteriores, especialmente en Rusia, donde CampoMos ha entrado en resultados positivos en el periodo julio-septiembre, rompiendo la tendencia negativa imperante desde el tercer trimestre de 1998.