La cervecera Mahou, tras cerrar la operación de compra al grupo Danone del 69% de San Miguel, que añadido al 27% que ya poseía le otorga el control del 96% de la cervecera catalana, destinará una inversión de más de 25.000 millones de pesetas en los próximos cuatro años para aumentar la capacidad de producción y alrededor del 6% anual de la cifra de negocios del grupo resultante a marketing y promoción de su marcas, según anunció en rueda de prensa su consejero delegado Jean Pierre Deffis, quien aseguró que "la prioridad principal del grupo será el desarrollo de nuestras marcas propias, Mahou y San Miguel y la reducción del peso de las marcas de la distribución". Asimismo Deffis afirmó que la nueva Mahou mantendrá separadas las redes de distribución de ambas compañías, ya que la estrategia para los próximos años será la de "constituir un grupo cervecero plural en cuanto a su tradición cultural y personalidad. No queremos caer en la tentación de absorber a San Miguel porque nuestro objetivo es mantener nuestras dos marcas propias correctamente identificadas para asegurar el éxito de ambas". Mahou que ha invertido en la adquisición de San Miguel cerca de 70.000 millones de pesetas, operación que se notificará en breve al servicio de la competencia, se convertirá en el segundo grupo cervecero del mercado español, con una participación en términos de consumo del 30,6%, una cifra de negocios cercana a los 100.000 millones de pesetas, un volumen de ventas de 8,5 millones de hectolitros, unos recursos generados de 19.500 millones de pesetas y un resultado neto próximo a los 9.000 millones de pesetas. El nuevo grupo contará con cuatro centros de producción, los tres de San Miguel, situados en Lérida, Málaga y Burgos, y el de Mahou en Alovera (Guadalajara). Esta última fábrica, que sustituye a la antigua que Mahou tiene en Madrid, inaugurada en 1993, es pionera a nivel tecnológico y la más productiva de España y entre la segunda y la tercer mayor de Europa, con una capacidad de producción de 5 millones de hectolitros anuales, un 20% mayor que la de la planta de Madrid. En los últimos años las inversiones del grupo en esta factoría, todavía inacabada, han ascendido a los 35.000 millones. Las previsiones de Mahou pasan por alcanzar en el 2001 una capacidad de producción instalada entre sus cuatro centros de 10 millones de hectolitros y unas ventas de alrededor de 9 millones de hectolitros. Por otra parte, Duffis aseguró que la multinacional francesa Danone, que recientemente se ha desprendido de la mayor parte de sus activos en el negocio cervecero europeo, mantendrá su participación del 33,3% en Mahou "porque es una compañía rentable y con buenas perspectivas de futuro. Es verdad que para Danone la cerveza no es un sector estratégico, pero entre no querer desarrollar su actividad cervecera y mantener su participación en una empresa como Mahou existe una clara diferencia", añadió Deffis.