La República de Irlanda no ha podido evitar que la fiebre aftosa cruzase sus fronteras. El pasado semana una granja del condado de Louth, cerca de la frontera con Irlanda del Norte registró el primer brote.