Durante el mes de noviembre de 2000 el consumo de alimentos en los hogares españoles fue de 2.048 millones de Kgs/l con un valor de 569.000 millones de pesetas, lo que representa un aumento del 3% del consumo y un incremento del gasto del 10,5% con respecto al mismo mes del año anterior, según reflejan los datos provisionales que maneja la Dirección General de Alimentación. El aceite de oliva tuvo en este mes un consumo alto -un 18% más- siguiendo la tónica del mes anterior y precios un 22% más bajos que en noviembre de 1999. Otros productos que registraron incrementos importantes de consumo en ese mes fueron los vinos de calidad -un 29 %más-, la bollería y pastelería, las frutas frescas y las cervezas con incrementos que oscilan entre el 8% y el 10,5%. Los productos con mayores descensos de consumo respecto a noviembre de 1999 fueron el agua mineral, el zumo de uva/mosto y las patatas frescas con descensos de entre el 2% y el 15%. En cuanto al acumulado enero-diciembre de 2000 se observó un incremento del consumo del 1,5% y del gasto del 7% con respecto al mismo periodo del año anterior. Los alimentos que experimentaron mayores aumentos de consumo fueron las frutas frescas con un incremento del 12,1%, la bollería/pastelería, los platos preparados, la pesca y el pan, con incrementos que oscilan entre el 4% y el 7%, mientras que entre los productos que tuvieron un descenso más acusado se encuentran las pastas -un 20% menos-, las legumbres, el agua mineral, el vino de mesa y las patatas frescas con bajadas de entre el 14% y el 7%.