La empresa gallega Customdrinks ha dado un nuevo paso en su compromiso con la sostenibilidad y la regeneración. Su fábrica situada en la localidad lucense de Chantada, en alianza con la eléctrica especializada Powen, acaba de poner en marcha 900 paneles de su primera instalación fotovoltaica de autoconsumo.

La instalación, ubicada sobre una superficie de 3.500 metros cuadrados, ha comenzado a funcionar el pasado mes de enero y espera una producción anual de más de 524MWh, suficiente para abastecer en torno al 35% de la energía consumida en la planta.

Durante la vida útil de esta instalación se calcula que se reducirán en 3.000 toneladas las emisiones de dióxido de carbono, lo que equivale al tráfico de regular de 2.831 vehículos.