ARAL Digital.- Eroski ha anunciado a sus cooperativistas y trabajadores que el próximo día 25 de febrero cerrará su planta logística de la Comunidad de Castilla y León situada en Ponferrada, en el barrio de Dehesas. De esta forma, la empresa centralizará en sus plantas de Galicia y País Vasco el trabajo que hasta ahora se estaba realizando en el Bierzo.

El cierre de la planta supone la pérdida de más de 100 puestos de trabajo pertenecientes a la propia planta y medio centenar de empleados relativos al transporte de estas mercancías. La cooperativa vasca justificó su decisión de cese de actividad de este centro logístico en la «caída del consumo, motivada por la crisis económica que afecta a las familias».

La dirección de Eroski ha ofrecido a los trabajadores acogerse a un nuevo puesto de trabajo dentro del propio grupo, o en plataformas o en otras actividades de la empresa. Los trabajadores que no acepten esas opciones, serán «despedidos y podrán cobrar las indemnizaciones pertinentes».

Fuentes sindicales consideran esta medida un golpe para la economía de la comarca que llega en un momento en que, precisamente, Ponferrada pugna por crear un centro logístico y convertirse en un espacio de distribución de mercancías para todo el noroeste de la Península Ibérica.

La plataforma provenía de la firma berciana Cenco que la inauguró en el año 1997 con una inversión de 500 millones de las antiguas pesetas. En enero de 2004, el grupo Eroski entró en el negocio originario de Cenco en el Bierzo y acometió un proyecto de ampliación que costó ocho millones de euros y elevó la superficie hasta los 15.000 m2.