La cadena de supermercados EROSKI ha invertido 6,4 millones de euros este ejercicio para transformar otros siete hipermercados a la nueva generación de tiendas según el modelo comercial "contigo". Con estas reaperturas, que han generado 74 puestos de trabajo, EROSKI suma ya 23 hipermercados de nueva generación en su red.

Con el modelo "contigo" la cadena apuesta por adecuarse a las nuevas expectativas del consumidor, ofreciendo una mayor libertad de elección, profundizando en la especialización en frescos, abriendo las tiendas a los productos locales producidos en su entorno más cercano y estableciendo una relación más personalizada con el cliente.

Los hipermercados transformados en 2016 están situados en Bizkaia (Zalla y Txurdinaga), Gipuzkoa (Ordizia, Eibar, Urbil y Urola) y Galicia (Noia).

En su conjunto, las 3.316 personas las que trabajan en estos 23 hipermercados reformados han recibido 30.200 horas de formación para ofrecer una atención más personalizada al cliente, y avanzar en la autogestión de equipos para adecuar cada tienda a las expectativas concretas de sus clientes. Según indica indica la directora general de red comercial de EROSKI, Rosa Carabel, "el modelo comercial 'contigo' se distingue por ofrecer a los clientes un trato más personalizado y para ello estamos destinando una gran cantidad de recursos y tiempo al fortalecimiento de nuestra cultura cooperativa interna para situar al Socio-Cliente en el centro de toda nuestra actividad".

Esta atención personalizada tiene además un claro reflejo en la incorporación de nuevos mostradores para la venta asistida de carnicería, pescadería y charcutería, y en el desarrollo progresivo del programa EROSKI Club.