Puig, accionista mayoritario de la firma de moda Jean Paul Gaultier desde el año 2011, ha incorporado el 1 de enero de 2016 a su portfolio de marcas propias las fragancias Jean Paul Gaultier.

Esta integración se produce una vez terminada la licencia que poseía el grupo Shiseido y que ha sido gestionada por Beauté Prestige International (BPI) desde el año 1993.

Las fragancias Jean Paul Gaultier, entre las que se encuentran Classique y Le Mâle, se distribuyen en más de 110 países de todo el mundo y figuran entre las más vendidas en la mayoría de los países en los que se comercializan.

Con esta incorporación, Puig suma ya cuatro marcas propias de las que gestiona tanto la actividad moda como fragancias.

Puig tiene como objetivo impulsar la marca para aumentar su cuota de mercado, así como su visibilidad a nivel internacional, lo que le permitirá alcanzar sus objetivos de crecimiento.