Aral Digital.- Renova, multinacional europea fabricante de papel tisú, se ha convertido en la primera empresa de su sector cuyo sistema de Investigación, Desarrollo e innovación ha sido certificado por el gabinete de certificación Bureau Veritas según la norma NP 4457:2007. Este sistema asegura la normalización de las ideas y proyectos de innovación de esta compañía, donde todos los empleados participan de forma activa en la aportación de ideas.

Ya hace ahora diez años, que Paulo Pereira da Silva, ingeniero físico formado en la Escuela Politécnica de Laussane (Suiza), termina como presidente del fabricante de papel higiénico Renova.

De este modo, se inicia una singladura de innovación en este producto y en 1998, Renova lanza el primer papel higiénico con micropartículas de crema incorporadas, una serie de microcápsulas invisibles al ojo humano introducidas entre las fibras de papel por sistema de aspersión, que al friccionarse o con cambios de temperatura liberaban una loción que dotaba de gran suavidad al papel higiénico.

En el año 2002 Renova vuelve a revolucionar el mercado lanzando la primera gama de papel higiénico húmedo en Francia, Portugal y España, incluyendo lociones con cedro del Líbano, sándalo, leche de coco, canela, jazmín y charro. Pero es en 2005 cuando el diseño y la sofisticación llegan con el lanzamiento de Renova Black, el primer papel higiénico de color completamente negro del mundo.

En ese año 2005 se crea una unidad puntera en la empresa Renova, llamada la Dream Factory (la Fábrica de Sueños), donde está el foco de la innovación de Renova, y la cual está formada por un grupo de siete ingenieros físicos. Entre las ideas más arriesgadas que se están estudiando en Renova se encuentran nuevos conceptos de papel higiénico, con innovación en términos de texturas, formas, e incorporación de activos y lociones.