El mercado portugués de alimentos congelados ha experimentado una evolución positiva en los últimos año, debido a un aumento del poder adquisitivo y a la creciente aceptación de los productos por parte de los consumidores. Según los datos de DBK, en 1999 este mercado alcanzó valor de 111.000 millones de escudos, lo que representa un incremento del 5,7% respecto al año anterior. No obstante, para la consultora, el grado de madurez alcanzado por el pescado sin elaborar y la progresiva penetración de las marcas de distribución determinarán previsiblemente una ralentización del crecimiento del mercado, con tasas de variación estimadas de en torno al 4% en el periodo 2000-2001. Por segmentos de producto, la estructura del mercado está experimentando modificaciones derivadas del estancamiento registrado por el segmento de pescado y marisco, que reunió, no obstante, el 56% del valor total en 1999. Mientras que las categorías de patata prefrita y platos preparados y precocinados registraron durante el periodo 1997-99 un fuerte dinamismo, con tasas medias de variación de en torno al 10%. En cuanto a la estructura de la oferta, según el informe de DBK, el sector se halla integrado por un conjunto de fabricantes de pequeña dimensión y carácter familiar que operan junto a un reducido grupo de destacadas multinacionales. En el pasado ejercicio, los cinco primeros operadores reunieron una cuota de mercado conjunta del 30,3%, la cual se elevó al 41,5% al considerar el grupo de las diez primeras empresas.