La multinacional suiza Nestlé se encuentra en avanzadas negociaciones para hacerse con el fabricante estadounidense de alimentación para animales Ralston Purina. Una transacción, que podría ascender a los 10.000 millones de dólares (alrededor de 1,8 billones de pesetas) y que entra dentro de la estrategia de desarrollo de la firma suiza, ya presente en el mercado de alimentación animal a través de su línea de productos para perros y gatos Friskies. Ralston Purina, especializada en alimentación animal seca, comparte al 50% con la española Agrolimen la propiedad de Gallina Blanca Purina.