El proyecto Camelmilk es una iniciativa que pretende aumentar la producción de la leche de dromedaria y sus derivados. Esta iniciativa está liderada por el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA), entidad adscrita a la Generalitat de Cataluña.

La propuesta pretende abordar todas las fases de producción de leche de dromedaria y establecer toda la reglamentación sanitaria relativa a la producción, implantación y explotación de los productos en la zona del Mediterráneo.

El proyecto se ha puesto en marcha tras el descubrimiento de la alta calidad nutricional con la que cuentan estos alimentos. Se estudiará también la aceptación de los consumidores y el plan de negocio. La duración del proceso es de tres años e intervienen 14 socios de 7 países (Argelia, Alemania, Croacia, Francia, Italia, Turquía y España).

Una leche muy digestible, parecida a la humana, y con menos problemas de alergia

La entidad coordinará el proyecto y realizará estudios a nivel de planta piloto y de laboratorio, para adaptar las tecnologías de procesado lácteo existentes a las características de la leche de dromedaria. Dichos estudios se realizarán en la planta piloto de lácteos ubicada en el centro del IRTA de Monells (Girona). El otro socio español que participa en el proyecto es Oasis Wildlife Fuerteventura.

Entre los resultados que se esperan alcanzar se encuentran el de lograr una producción estable, de alta calidad, saludable y segura a nivel europeo. Se espera poder aumentar la cadena de valor de este alimento en el área mediterránea. 

La transformación de la leche de dromedaria en queso es más compleja que en el caso de las leches de vaca, oveja o cabra, dado que la leche de dromedaria tiene menos caseína y una composición más parecida a la leche materna humana, según explica la coordinadora del proyecto, Marta Garrón del IRTA. Por otro lado, se trata de una leche más digestible y con menos problemas alergénicos que, además, es muy apreciada y tiene un precio de mercado elevado, que ronda los 15-20 euros/litro según el país, añade la especialista del IRTA.